martes, 20 de septiembre de 2016

Benavente. Iglesia de San Nicolás.



Vista de la iglesia desde el noroeste. Años 60. (F. Galván)
Iglesia de San Nicolás. Plumilla de Tomás Viforcos.
Siguiendo con la relación de iglesias desaparecidas en esta ciudad quiero referirme hoy San Nicolás, a la que he citado ya en  muchas ocasiones, bien al hablar de las calles, plazas o corrillos, o por otros motivos.  Sin duda alguna es una de las más importantes, tal vez por encontrase en lugar céntrico, no lejos de la Plaza Mayor, ni de las iglesias de San Juan del Mercado y de Sta. María del Azogue.
Importante también por su historia, ligada en parte a los condes de Benavente, quienes la fundaron para servicio de su causa, de sus familiares y de sus caballeros. Se construyó en el siglo XIII, en tiempos de Sancho IV; los condes lo que hicieron fue remodelarla.
Destacaba en ella la gruesa torre construida sobre la puerta de arco apuntado y abocinado. En el primer cuerpo de la torre aparecían bien destacados los blasones de los Pimentel. Y en una hornacina se encontraba la imagen de San Nicolás de Bari, obispo. Esta escultura en piedra estuvo policromada; está inspirada en gótico de León y data del siglo XIII. La antigua Caja de Zamora la adquirió, hace ya tiempo, en el mercado madrileño de antigüedades.
En el atrio de la iglesia se celebraron con frecuencia las sesiones del Regimiento durante los siglos XV y XVI.
(Información tomada del libro Recopilación Fotográfíca sobre el Patrimonio Histórico-Artístico de Benavente, editado por el CEB. Ledo del Pozo en 1991. También algunas imágenes proceden del archivo del Centro.)
De esta iglesia han ido apareciendo fotografías a lo largo de los años, sobre todo del exterior, pero también algunas del interior, que me he permitido recoger para poder aquí mostrarlas a los que se acerquen al blog. A todos los que las han cedido o publicado hay que agradecerles su colaboración para un mejor conocimiento de cómo era esta iglesia y la importancia que tenía dentro del patrimonio de la ciudad.
Torre de la iglesia. Años 60. (CEB)
Puerta de entrada y plaza. (F. Distrito- No eres de Bte...)
Portada de la iglesia. Años 60. (F. M. D. Infestas)
La iglesia. Plumilla de V. Martínez Municio.
Mercado en la plaza. Al fondo la iglesia.(CEB)
La iglesia desde el balcón de una casa. Años 40. (CEB)

Plazuela e iglesia. (Dibujo. G. Guerra. A. CEB)


Torre de la iglesia ya sin el tejado.
Junto a la puerta de entrada había algunos kioskos. (F. Jesús)

Pero también se han ido conociendo algunas imágenes de su interior, por las que podemos ver que merecía la pena haber conservado como todo el edificio.
Imagen del interior de la iglesia. Al fonfo la puerta de entrada. (F. Jesús)
Interior de la iglesia. Nave central y órgano. 1967. (Foto Jesús).
Se conocen también dos esculturas de San Nicolás de Bari, una en piedra, del siglo XIII, a la que me he referido al comienzo, que se encontraba en una hornacina de la fachada principal y la otra de madera, de época posterior, que en la actualidad podemos ver en la iglesia de Santa María del Azogue.

S. Nicolás de Bari. Siglo XIII. (CEB)
S. Nicolás de Bari. Iglesia de Sta. María del Azogue. (E. P. Mencía)
Hemos ido conociendo también, por el recuerdo de algunas personas, sobre todo de edad avanzada, los actos religiosos que en ella se realizaban, como el día de la Veguilla en el que la procesión salía de esta iglesia, pues en ella se encontraba la pequeña imagen de la Virgen, para ir hacia la iglesia de Santa María, y algunos otros.
La iglesia de San Nicolás es una más de las que han destruido en esta ciudad hace ya bastantes años. Por cierto que son muchos los vecinos que se han lamentado por ello, pues la consideraban importante por su construcción, su antigüedad y también su valor patrimonial. Además se encontraba en el centro de la ciudad, en una plazuela que llevaba su nombre y que hoy ha pasado a denominarse Corrillo.
Son muchos los recuerdos que conservan de esta iglesia algunos vecinos, que vivieron cuando la iglesia en pie y en buen estado, y en ella se celebraban los cultos religiosos.

jueves, 8 de septiembre de 2016

Callejero de Benavente: Avenida Maragatos.


Con el término Avenida, aplicado a un callejero, nos referimos siempre a una vía o calle más ancha y en la que, a lo largo de su trayecto, puede haber  árboles, algún paseo para las personas, así como mobiliario diverso.
La Avda. Maragatos es amplia y de bastante extensión. Se encuentra al norte de la ciudad y recibe precisamente este nombre porque por ella se accede a la carretera y autovía que van en  dirección  a Astorga, ciudad maragata y centro de la comarca  conocida, y denominada, la Maragatería. 
Y es una de las avenidas con más movimiento y circulación de vehículos, pues además de salir por ella hacia Astorga en la misma  dirección se accede a las autovías de La Coruña, Orense, León y por supuesto Madrid. Y también con más movimiento de personas,  pues además de ser muchas las casas y edificios de viviendas que hay en ella, por ella se llega también a algunos barrios como el de las Malvinas o Buenos Aires…., así como a las nuevas urbanizaciones de la ciudad realizadas a partir de los años 90:  Catalanas, Bellavista y Camino de Santiago.  
Comienzo de la Avenida desde la Plaza Virgen de la Vega.
A la derecha de la Avenida hay una zona ajardinada y adaptada para el paseo
Coches y más coches pasan diariamente por este lugar, hacia las carreteras de salida y también muchas personas, a pie o en coche, hacia sus viviendas que se encuentran en alguno de los barrios o urbanizaciones citadas con anterioridad.
Es un lugar con muchos cambios, siempre para mejor, en su urbanización, tanto en la calle y calles próximas, como en las casas o edificios construidos en la avenida.  Ocurrió en los años en que la población de esta pequeña ciudad fue en aumento considerablemente, debido a la llegada de personas procedentes de los pueblos cercanos que prefirieron cambiar su residencia para tener en esta ciudad unos mejores servicios.
Abundantes coches aparcan y pasan diariamente por la Avenida.
Aún perduran algunas casas de planta baja, a lo largo de la avenida, pero sobre todo al final de la misma, viviendas unifamiliares casi todas, algunas habitadas y otras no, que no deja de llamarnos  la atención por su antigüedad y el tipo de construcción…
Al final de la Avenida hay todavía pequeñas casas, algunas habitadas todavía.
En esta larga avenida son muchos y variados los establecimientos al servicio de los ciudadanos, comerciales o de otro tipo. Incluso hay una farmacia, un hostal y también un hotel. Debido a su extensión, y puesto que se inicia cerca del centro del casco urbano, también son varias las calles que dan a la misma  o a las que se puede acceder desde ella. Partiendo de su comienzo, en la plaza de la Virgen de la Vega y por la acerca izquierda tenemos las siguientes: Calle Astorga, La Viña, Santa Rafaela, Camino de Santiago, México y Jalisco. Estas dos últimas conducen al mercado de ganados.  
Y por la acera derecha la calles: Nueva, Escalinata, de la Unión., del  Pilar, Puente Delicias, Catalanas, y Maestro Terres.
Una de las calles que dan a la Avenida.
A la derecha otra de las calles que dan al paseo de la Avenida.
Vista del paseo para los peatones, paralelo a la Avenida. A la derecha el Hotel.
Pequeñas y bajas casas, algunas de ellas habitadas.
Gran parte de estas calles tienen  edificios de nueva construcción y por ellas se accede a algunos barrios también surgidos, como he dicho anteriormente, con motivo del crecimiento urbanístico ocurrido  en toda España a partir de los años 90.
A la derecha calle y casa ya dentro de la urbanización La Catalanas.
Uno de los varios y altos edificios de viviendas que hay  en la Avenida.
La Avenida Maragatos termina en una gran rotonda por la que se ven obligados a pasar todos  los vehículos que quieran salir de la ciudad procedentes, tanto de ella, como los que procedan de la avenida Luis Morán, que es paralela y sobre la que escribiré en otra ocasión.
Pequeñas casas unifamiliares que está habitadas.
Imágenes ya del final de la Avenida, cerca de la rotonda.
La transformación y cambio urbanístico de este lugar es evidente a juzgar por algunas de las  siguientes imágenes que  publico y que yo hice por los años 70 y 80. Solamente reflejan el comienzo  de la calle desde la plaza Virgen de la Vega, pero  seguramente que habrá muchas más fotografías antiguas de otros lugares de la avenida. Esperamos y deseamos que, quienes visiten este blog y dispongan de alguna de ellas nos las envíen para publicarlas también aquí.
Inicio de la Avenida por los años 80.
Solares en los que después se construyeron edificios de varias plantas.
Casa que en la foto anterior aparece ya destruida.
Aún no estaban construidos algunos de los edificios.










































                                                         

martes, 30 de agosto de 2016

Grafitis en Castrogonzalo.



El pasado fin de semana, los días 27 y 28 de agosto, se han reunido, una vez más, en Castrogonzalo un grupo de artistas grafiteros, para continuar la obra iniciada ya hace unos años por el pintor nacido en esta localidad, Antonio Feliz, conocido en el mundo artístico como Parsec. Y es que Parsec se ha propuesto que su pueblo se convierta en un hito o referente en el arte urbano de los grafitis, para lo cual invita a amigos y conocidos, con mayor o menor fama en  este tipo de arte, a que vengan a Castrogonzalo  y embellezcan sus calles y plazas pintando los muros o paredes de casas, huertas y corrales. Y así quienes pasen o paseen por dichos lugares  puedan disfrutar de las pinturas murales, con muy diversos temas y colores, pero todas mostrando belleza, adorno y atractivo.
Que este tipo de pinturas sirven para adornar los pueblos y ciudades nadie lo pone ya en duda. Máxime cuando se trata de afamados pintores y que han destacado y destacan en el arte urbano. El pueblo lo siente así y lejos están ya las pintadas y grabados, más o menos reivindicativos y de protesta, que llenaban las paredes de los pueblos y ciudades, pues más que belleza era suciedad. En la actualidad  las pintadas van desapareciendo gracias a estos pintores, si queremos, callejeros y grafiteros, pero  con categoría de artistas.
Ayer me acerqué a Castrogonzalo con la intención de ver las nuevas pinturas. En seguida algunas personas del pueblo me indicaron el lugar concreto de las mismas. Por cierto que las primeras que vi estaban en la calle en donde vivió y vive Parsec, cuando viene a su pueblo. Son las siguientes, cuyos autores, además de él, fueron algunos de sus amigos y acompañantes:
Muy cerca de este lugar, y en donde se inicia la subida al Gurugú, la parte más elevada del pueblo, vi este rostro de mujer cargado de símbolos, y con el lobo en la parte inferior y una pluma de paloma  a la izquierda.
Otra de las pinturas que vi, estaba a las afueras del pueblo, y cerca de una cuadra con caballos. Se trata de una caseta con las paredes pintadas que causaban  una buena impresión. Mejor que las del palomar que estaba cerca.
 Las demás se encontraban, en la parte alta del pueblo, no lejos de las que se pintaron en años anteriores. Y algunas sobre muros o paredes que rodean las huertas o patios de las casas u otras dependencias.


Algunas pinturas se veían con animales cerca, como que estuviesen estos integrados en la composición pictórica.
Los artistas pasaron el fin de semana en Castrogonzalo con su amigo Parsec y también con los vecinos del pueblo, muchos de los cuales les acompañaron durante la realización de sus pinturas. No faltó la convivencia y relajación entre ellos durante la comida y en otros momentos. Y ya se han ido, pero algo han dejado en el pueblo, como recuerdo de su visita, algo creativo y bello, como son las nuevas pinturas, que adornaran y embellecerán al pueblo y crearán buenas sensaciones a todos los vecinos y forasteros que pasen a paseen junto a ellas.
Ojalá que otros pueblos sigan e imiten en esto a Castrogonzalo, adornando los muros y paredes de nuevas y viejas casas con grafitis, pinturas con colores variados y llamativos  y temas distintos, pero del agrado de todos.